El sueño es la mitad de la salud

Merci de partager à vos connaissancesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El sueño es uno de los pilares de nuestra salud. Sin embargo, muchas personas sufren de trastornos del sueño (1 francés de 5). De insomnio severo al sueño entremezclado y a la mala calidad, a las dificultades repetitivas de caer dormido, la paleta de síntomas es ancha. Muchos se convierten en fatalistas frente a este grave problema, y terminan "haciéndolo" tan bien como lo hacen, acumulando una deuda de sueño cada vez más importante.   Pero primero, ¿cuál es este estado particular al que llamamos sueño y que ocupa alrededor de 1/3 de nuestras vidas? En su sitio web, INSERM nos recuerda con razón que el estado del sueño se opone al despertar. En efecto, el sueño se caracteriza por una disminución de la actividad motora, una discontinuidad de la actividad mental y una disminución de las respuestas sensoriales. Esto se relaciona con los mecanismos complejos del cerebro. Cuando estamos despiertos, nuestro cerebro es estimulado vía la corteza cerebral por neurotransmisores: serotonina, acetilcolina o noradrenalina por ejemplo. Su emisión está ligada a los estímulos externos del ambiente, al ruido, pero también a los insumos alimenticios, o incluso al estrés. Durante la fase de sueño, estos estímulos disminuyen y las redes neuronales que descargan estos neurotransmisores cesan gradualmente su actividad. Algunas neuronas, ubicadas en el hipotálamo anterior, están específicamente encargadas de deshabilitar progresivamente estas redes neuronales para permitir somnolencia. Pero el sueño no es sólo una "vigilia" de nuestras actividades físicas y mentales. Es verdaderamente un estado diferente, con cambios fisiológicos muy afilados: ritmo cardíaco y respiración lenta, secreciones hormonales específicas, temperatura más baja… Biológicamente, estamos sometidos a un ritmo de alrededor de 24 horas, llamado ciclo circadiano, marcado por una alternancia de sueño y vigilia. Durante este ciclo, muchas variaciones ocurren en nuestro organismo (secreción hormonal, metabolismo, etc.) Dos períodos en este ciclo son particularmente propicios para dormir: de 11 pm a 7 am, y de 14 a 4 pm.   ¿dormir o dormir? Después de la fase de caer dormido, más o menos rápido según los individuos, entramos en un sueño llamado "slow" por un período de 1:10 a 1h40, durante el cual el sueño ligero deja el lugar al sueño profundo. Al final de esta fase, nos movemos en el sueño REM durante 10 a 15 minutos. El sueño paradójico es el objeto de todas las fascinaciones ya que es el tiempo de los sueños. La actividad cerebral es otra vez intensa. Esta alternancia de sueño lento – el sueño paradójico es un ciclo, hay entre 4 y 6 por noche, encadenando uno tras otro. Al final de la fase de sueño REM, hay una fase muy corta durante la cual la salida del sueño es muy fácil. Suele ser en estos momentos cuando cambiamos de posición o remontamos la tapa sobre nuestros hombros. Si una estimulación tiene lugar en ese momento, el despertar ocurre. Los primeros ciclos de la noche incluyen más fases de sueño lento profundo que los de la noche.   El sueño es una necesidad fisiológica que realiza muchas funciones. El sueño es esencial para mantener y desarrollar nuestras facultades cognitivas. Permite conexiones entre neuronas en conexión con nuestra memoria y organiza nuestro conocimiento. En los niños, el vínculo entre el sueño y el aprendizaje ha sido claramente demostrado y el sueño participa activamente en la maduración del cerebro. Su impacto en el sistema nervioso central es fundamental; Es durante el sueño que las células productoras de mielina son las más activas. También interviene en el crecimiento de los niños, ya que la hormona del crecimiento (somatotropina) se segrega durante el sueño. El sueño también tiene un papel en la inmunidad: los leucocitos se reforzarían mientras dormían. Permite el correcto funcionamiento del sistema de control de glucosa en sangre. Simplemente poner, dormir, poniendo nuestro cuerpo en reposo, contribuye a la reparación de este último; Es durante el sueño que reponemos nuestras reservas de energía (glucógeno), que nuestras células se regeneran, que sintetizamos las proteínas (y por tanto el músculo) y que todas nuestras funciones también pueden descansar. ¡ el sueño permite que el cuerpo se purifique eliminando sus toxinas (de ahí el interés de no hacer una cena abundante y tardía!) Finalmente, el sueño genera la secreción de la leptina, una hormona de saciedad. Esto confirma el viejo proverbio "que duerme la cena", y merece ser considerado en problemas de peso. Las consecuencias de una privación del sueño son multiformes. Por supuesto, están relacionados con las causas de los trastornos del sueño y el individuo, pero siempre afectan a más o menos a largo plazo nuestro estado general de salud. La falta de sueño puede ser responsable de trastornos del estado de ánimo, deficiencias visuales o auditivas, trastornos del pensamiento y vigilancia. Puede también llevar a la inestabilidad psicomotora, a los desordenes somáticosensoriales o a los desordenes temporales de la opinión En nuestra sociedad donde el sueño no tiene la consideración que merece, es bueno preservar y promover el suyo, incluyendo durante los pan benefactores, porque, como se dice en este proverbio chino: "el tigre también necesita dormir". Delphine L., fuentes naturistas: http://www.Institut-Sommeil-Vigilance.org/tout-savoir-sur-le-Sommeil http://www.lanutrition.fr/bien-dans-SA-Sante/bien-etre/le-Sommeil/le-Sommeil-comment-CA-Marche.html https:// Sommeil.Univ-lyon1.fr/articles/Jouvet/lyonmed_60/SOMMAIRE.php https://sommeil.Univ-lyon1.fr/articles/Valatx/mh_88/Effets.php http://lecerveau.McGill.CA/Flash/d/d_11/d_11_p/d_11_p_cyc/d_11_p_cyc.html http:// Www.Mon-Espace-Sommeil.com http://www.Sante.gouv.fr/IMG/pdf/Sommeil_un_carnet_pour_mieux_comprendre.pdf

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *