Alergias: regulación de la inmunidad sin centrarse en los alérgenos

Alergias: regulación de la inmunidad sin centrarse en los alérgenos

En los alérgicos, y debido a predisposiciones genéticas , el sistema inmunitario se altera creando así desorientación. Hasta el punto de movilizar a sus tropas contra sustancias inofensivas como los ácaros, el polen o el moho. Alergias alimentarias, asma, conjuntivitis, eczemas, rinitis… Si se manifiesta de diferentes formas, la alergia es siempre fruto de un error de apreciación . De quien ? Del sistema inmunológico. Constituye el asiento de interacciones complejas, pero sobre las que es posible actuar. A través, en particular, de micronutrientes y plantas. Y esto, sin siquiera preocuparse por los alérgenos en cuestión. Explicaciones.

Nuestro sistema inmunológico actúa como una torre de control. Bacterias, virus y otros parásitos… en cuanto un intruso penetra en su perímetro, ya sea por vía digestiva, respiratoria o cutánea, da la alarma y moviliza a sus combatientes. El objetivo es atacado por células llamadas fagocitos. Se producen reacciones en cascada .: los glóbulos blancos se multiplicarán, al igual que los linfocitos Th2 y los linfocitos B. Estos últimos liberarán anticuerpos (inmunoglobulinas E o IgE) que se unirán a los intrusos y los eliminarán. Hasta el punto de movilizar a sus tropas contra sustancias inofensivas como los ácaros, el polen o el moho. Durante la primera reunión, no hay una reacción visible desde el exterior. Los especialistas hablan de la “fase de toma de conciencia”. Sin embargo, el proceso toma un giro muy desagradable durante el segundo encuentro entre el sistema inmunológico y el alérgeno . Éste es bien captado por la IgE, pero las células sobre las que se fijaron estos anticuerpos liberarán entonces una cantidad de sustancias proinflamatorias (histamina, leucotrienos, etc.)responsable de la crisis alérgica .

Tratamiento sintomático…

El manejo de las enfermedades alérgicas se basa en evitar los alérgenos, siempre que hayan sido identificados. Generalmente se asocia a tratamiento farmacológico. En cuanto a la inmunoterapia específica (ITS), también llamada desensibilización , consiste en acostumbrar gradualmente al cuerpo al alérgeno. Ante cantidades crecientes de la sustancia, el cuerpo desarrolla una habituación. En los últimos años, la investigación ha tendido a centrarse en un órgano clave de la inmunidad: el intestino . Los desequilibrios de la microbiota intestinal, las disbiosis, se han implicado así en las disfunciones asociadas a las alergias .. Es por ello que una modulación de la microbiota mediante un aporte específico de probióticos constituye una ventaja en la prevención de alergias. Además, los ácidos grasos omega-3 se utilizan para reforzar la tirantez de la mucosa intestinal y, por tanto, limitar el proceso inflamatorio.

… con un enfoque integral

El Dr. Marc Beck , médico general, fitoterapeuta y experto en micronutrición explica: “Sea cual sea su tropismo, la inflamación alérgica corresponde a una determinada respuesta inmunitaria”. “Se caracteriza por un exceso de linfocitos Th2, y por tanto por un desequilibrio en el equilibrio Th2 y Th1, pero también por un aumento de IgE”. La buena noticia es “que es posible intervenir a este nivel inmunológico”, añade. ¿De qué forma? “A través de la administración dirigida de probióticos y/o hierbas”. Él cita: “… regaliz , saúco y cúrcuma que frenarán Th2. En cuanto a la acción de los extractos de plátano , tenderá a inhibir la IgE. Cepas probióticastambién puede estimular los linfocitos Th1 y así mantener el equilibrio con Th2 .” A grandes rasgos, por lo tanto, se trata de “trabajar el terreno”. En la práctica, el médico observa “ una desaparición de la alergia en 3 a 4 años . Pero sobre todo una reducción de los síntomas desde el primer año. Todo sin efectos secundarios”, concluye el Dr. Beck .

Leave a Reply

Your email address will not be published.