Prevenir los carcinomas de piel (cánceres de piel)

¿Cómo prevenir los carcinomas cutáneos?

Los cánceres de piel son los cánceres más comunes. En particular, hay más de 100.000 nuevos casos de cáncer de piel al año en Francia. Los cánceres de piel más comunes y menos graves son los carcinomas de células basales y de células escamosas . El carcinoma de células basales es de cuatro a cinco veces más común que el carcinoma de células escamosas. Estos carcinomas de piel afectan con mayor frecuencia a personas con piel blanca después de los 40 años, pero pueden verse más jóvenes. Los melanomas malignos son cánceres de piel más raros (4.000 a 5.000 nuevos casos por año en Francia) pero más graves; pueden curarse definitivamente si el tratamiento se inicia temprano.

¿Qué es un carcinoma?

Un carcinoma es un tumor maligno , compuesto por células epiteliales recién formadas, que tiene la capacidad de hacer metástasis en todos los órganos del cuerpo. Por lo tanto, es probable que cualquier órgano que contenga células epiteliales desarrolle carcinoma y la gravedad de este cáncer depende de su ubicación.

El carcinoma de células escamosas, es un tumor maligno desarrollado a partir de queratinocitos epidérmicos, que invade la dermis ; este cáncer generalmente ocurre en áreas expuestas al sol . La destrucción local puede ser extensa y las metástasis ocurren en etapas avanzadas.

¿Qué causa el carcinoma de células basales y de células escamosas?

La exposición excesiva al sol es el principal factor responsable del desarrollo del cáncer de piel. Las cabinas para tomar el sol promueven particularmente este riesgo.
Los pacientes de piel blanca de origen europeo son las principales víctimas de los carcinomas cutáneos, que son más raros en los pacientes con piel pigmentada.

Carcinomas de células basales:

En sujetos predispuestos , varios factores ambientales (especialmente exposición solar aguda intermitente y repetida, pero también radiación ionizante, exposición a arsénico, heridas crónicas) están involucrados en la formación de este carcinoma.

Carcinomas de células escamosas:

La exposición al sol o en una cabina de bronceado (exposición crónica) es el factor de riesgo esencial para los carcinomas de células escamosas , pero factores familiares (genéticos), exposición a radiaciones ionizantes (rayos X), a ciertos virus (virus del papiloma humano), sustancias químicas (alquitranes de hulla, arsénico) se han relacionado con la formación de ciertos carcinomas de células escamosas.

Las cicatrices de quemaduras o las heridas persistentes también son un factor de riesgo para estos cánceres. Ciertos medicamentos que deprimen las defensas del cuerpo también promueven la aparición de carcinomas de células escamosas.

¿Cómo prevenir los carcinomas cutáneos?

Evitar la exposición al sol es la mejor forma de evitar el cáncer de piel . La exposición al sol y la radiación ultravioleta son factores de riesgo esenciales para los carcinomas de piel.

  • Por tanto, es necesario evitar la exposición al sol durante las horas en las que la radiación solar es más intensa (de 11 a.m. a 4 p.m.), aplicar un protector solar protector (índice 20 como mínimo) que se renovará cada dos horas y después de cada baño, llevar un protector solar. ropa y un sombrero.
  • Es importante detectar cánceres tempranos y lesiones precancerosas (queratosis actínica, queratosis solar), porque el tratamiento temprano asegura una recuperación completa. La inspección regular de toda la piel (autoexamen) puede detectar rápidamente una mancha o un pequeño grano que cambia, una llaga o una costra que persiste.
  • Un examen por parte del dermatólogo permite obtener un diagnóstico preciso y realizar, si es necesario, el análisis de una lesión dudosa.
  • Las personas en riesgo deben planificar visitas periódicas al dermatólogo. Las queratosis actínicas son lesiones precancerosas que resultan en una pequeña costra gruesa que persiste, se localizan en zonas normalmente expuestas al sol (cabeza, cuello, antebrazo especialmente). Las queratosis actínicas evolucionan a carcinomas de células escamosas en un tiempo variable, su destrucción evita esta transformación.

El tipo de piel a menudo se considera más oscuro de lo que realmente es.

Los tipos de piel se introdujeron en los mensajes de prevención de la Liga del Cáncer en 2003 en un esfuerzo por llamar la atención sobre la sensibilidad al sol y permitir que el público evalúe adecuadamente la reacción de su piel al sol. Sin embargo, una encuesta realizada en nombre de la Liga contra el cáncer en 2008 con 5.000 personas mostró que no se alcanzó este objetivo: más de un tercio de los encuestados no clasificaron su tipo de piel en la categoría correcta . En particular, los resultados muestran que las personas de piel clara encuentran su piel más oscura de lo que realmente es, lo que puede hacer que no se protejan lo suficiente del sol.

Además, la Liga contra el cáncer aconseja ahora no utilizar los tipos de piel en los mensajes de prevención y utilizar los diversos factores a tener en cuenta para garantizar una protección solar óptima . La protección a adoptar depende de la intensidad de la radiación UV, el tipo de actividad, la duración de la exposición al sol y la sensibilidad de la piel al sol, pudiendo esta última por ejemplo ser influenciada por la toma de medicamentos. La intensidad de la radiación ultravioleta depende de la época del año y del día, la ubicación geográfica (latitud y altitud), la nubosidad y la reverberación (como la nieve). Teniendo en cuenta estos factores, la Liga del Cáncer hizo recomendaciones basadas en la temporada .

La intensidad de los rayos ultravioleta varía a lo largo del año.

De noviembre a febrero:

Los rayos ultravioleta son débiles y, en principio, no es necesario protegerse. La protección solar, por otro lado, es absolutamente esencial en la montaña para esquiar.

En marzo – abril:

Con la llegada de la primavera, los días cada vez más largos y el regreso del sol, tendemos a subestimar la intensidad de la radiación solar. Ya sea que las temperaturas sean cálidas o se mantengan frescas, es imperativo protegerse del sol.

De mayo a agosto:

Estos son los meses en los que los rayos ultravioleta son más intensos. Proteja bien la piel permaneciendo a la sombra y vistiendo ropa. Durante las horas más calurosas (entre las 11 am y las 3 pm), es importante evitar el sol tanto como sea posible.

En septiembre – octubre:

Como la primavera, el otoño es engañoso. Las temperaturas bajan y se cree que los rayos ultravioleta son menos intensos. Sin embargo, al igual que en verano, y especialmente cuando hace buen tiempo, lo mejor es permanecer a la sombra a la mitad del día.

Algunas recomendaciones para personas en riesgo

En general, la Liga contra el cáncer aconseja consultar a un médico en caso de modificación de la piel. Las personas que tienen uno o más de los siguientes tienen un mayor riesgo de melanoma:

  • Sujetos de piel blanca de origen europeo
  • Más de 100 manchas pigmentadas en el cuerpo.
  • Manchas pigmentadas de forma o color irregular
  • Una condición cancerosa previa de la piel.
  • Un sistema inmunológico deficiente
  • Sujetos que han sufrido una exposición significativa al sol durante varios años (sujetos de piel blanca que han vivido en países con mucho sol, agricultores, marineros, etc.)
  • Pacientes que hayan estado expuestos a radiaciones ionizantes o rayos ultravioleta por motivos terapéuticos, en contacto con alquitranes de hulla, que hayan recibido un tratamiento que suprima la inmunidad (trasplantes de corazón o riñón, pacientes que hayan sido tratados por linfoma o leucemia) o que tengan cicatrices de quemaduras.

Las personas con alto riesgo deben protegerse especialmente bien del sol y examinarse la piel con regularidad. También se les aconseja consultar a un médico para establecer la necesidad de revisiones médicas periódicas de la piel. Las personas con un familiar de primer grado (padre, madre, hermano, hermana, hijo) que tienen melanoma también tienen un mayor riesgo personal y deben hablar con su médico.

Fuentes:

  • Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC). Monografías sobre la evaluación de riesgos carcinogénicos para los seres humanos. Monografía 100D, Radiación solar y ultravioleta; 2012
  • Parkin DM, Boyd L, Walker LC. La fracción de cáncer atribuible al estilo de vida y factores ambientales en el Reino Unido en 2010. British Journal of Cancer. 2011
  • Thompson J, Scolyer R, Kefford R. Melanoma cutáneo. La lanceta. 2005
  • Carcinomas basocelulares y cáncer de piel | Dr. Abimelec
  • Boletín de médicos suizos 2014
  • Carter M., Lin A. Carcinoma de células basales. En: Fitzpatrick T., Eisen A., Wolff K., Freedberg I., Austen K., eds. Dermatología en la práctica general: Mc-Graw Hill, Inc, 1993
  • Schwartz R., Stoll H. Carcinoma de células escamosas. En: Fitzpatrick T., Eisen A., Wolff K., Freedberg I, Austen K., eds. Dermatología en la práctica general: Mc-Graw Hill, Inc, 1993

 

Clementina. M.
Naturópata – Aromaterapeuta / Herbolario – Fitoterapeuta
Consultor en Fito-aromaterapia clínica y Etnomedicina

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *