Los poderes terapéuticos de la raíz de equinácea

propiedades farmacológicas de las raíces de equinácea

Como toda planta solar , la equinácea ofrece a la materia medicinal su capullo, la culminación de esta planta, pero también lo que se le opone diametralmente, a saber, una cepa de raíz erizada. Aunque llegó tarde a Europa (década de 1930), la equinácea, cuyo estudio comenzó después de la Segunda Guerra Mundial, particularmente en Alemania, ha revelado algunos de sus secretos .

Un poco de historia

Desde finales del siglo XIX, las cosechas de equinácea en la naturaleza se han establecido y se han multiplicado hasta tal punto que a principios del siglo XX los botánicos dieron la alarma . Basta decir que se trata de cosechas silvestres sin tener en cuenta los ciclos reproductivos de las plantas, mientras que las muestras se tomaron en áreas protegidas que albergan otras coneflowers, como Echinacea atrorubens , Echinacea simulata y Echinacea paradoxa . Otras equinácea ven sus territorios encogerse como la piel del dolor, este es de hecho el caso de Echinacea laevigata y Echinacea tennesseensis .

Los pueblos Omaha-Ponca y Lakota utilizaron Echinacea angustifolia en un gran número de casos (dolor de muelas, migraña, quemaduras, mordedura de serpiente, picadura de insecto, sepsis). Los Lakota también usaron Echinacea purpurea , así como los Comanches, Crows, Cheyennes y Delaware por razones bastante similares que llevaron a los precedentes a hacer uso de Echinacea angustifolia (mordedura de serpiente, picadura de insecto, dolencias de dientes y garganta, afecciones infecciosas, incluso enfermedades venéreas). ).

Finalmente, Echinacea pallida encontró favor en los ojos de Oglala, Cuervos, Cheyennes y Meskwaki, cuyo rizoma fresco aplastaron (dolencias dentales, orales y gingivales, resfriados, reumatismo, artritis, cólicos, calambres de estómago, viruela, eczema). Además, los guerreros Hidatsu solían masticar la raíz de Echinacea pallida como estimulante cuando de otra manera era necesario para moverse por la noche.
Más allá de eso, mencionemos que en 1969 Hartwell reveló que cierto número de tribus amerindias usaban indistintamente estas tres equinácea para tratar en particular muchos casos de cáncer de mama, con éxito.

¿Cuáles son las principales propiedades farmacológicas de las raíces de equinácea?

Propiedad inmunoestimulante (inmunoestimulación no específica “innata” e inmunomodulación específica “adquirida”):

La equinácea modula y refuerza las defensas inmunitarias del organismo frente a agentes infecciosos. Esta acción ampliamente documentada se atribuye a la fracción etanólica lipófila (en particular las alquilamidas) y a la fracción polisacárida hidrófila. Los derivados fenólicos del ácido cafeico (en particular el ácido cíórico) también parecen jugar un papel importante en esta acción.

En particular, la equinácea ejerce in vivo los efectos beneficiosos sobre la inmunosupresión inducida por el estrés de restricción al aumentar la proliferación de esplenocitos y la actividad de las células asesinas naturales (NK), mientras que modula los subconjuntos de células T y los niveles de citocinas en la sangre.

Propiedad antiinfecciosa:

  • Antibacteriano:

La equinácea también tiene una acción inhibidora antibacteriana preventiva y curativa dependiente de la dosis sobre el crecimiento de ciertos gérmenes . Su efecto antibacteriano es por tanto directamente Streptococcus pyogenes, Haemophilus influenzae, Legionella pneumophila, Staphylococcus aureus resistente a meticilina y Mycobacterium smegmatis.

  • Antivírico:

La equinácea también ejerce una actividad virucida general contra los virus de membrana . En realidad, la inhibición de la secreción es inducida por virus de citocina proinflamatorios (IL-6 e IL-8 (CXCL8).

El ácido cichórico y los equinacósidos tienen una actividad antivírica particular. Esta planta también es anti-influenza e inactiva in vitro, los coronavirus HCoV-229E, MERS-CoV, SARS-CoV-1 y SARS-CoV-2.

  • Antifúngico:

Se ha demostrado actividad antifúngica en Candia albicans y en dermatofitos que se encuentran en el pie de atleta. De hecho, esta acción antimicótica se ha confirmado en la prevención de infecciones urogenitales en mujeres.

  • Control de plagas:

De hecho, se ha verificado la actividad antiparasitaria de la equinácea para Trichomonas .

Propiedad antiinflamatoria:

Esta propiedad depende de la dosis y se ejerce a nivel local y general. Es transportado por la fracción de polisacáridos, pero también por las alquilamidas. Los mecanismos de esta actividad antiinflamatoria son en definitiva tanto vasculares (tipo antiexudativo) como tisulares (disminución de la peroxidación lipídica y aumento de la protección frente al estrés oxidativo) por inhibición in vitro de la fosfatidilinositol-3-quinasa , ciclooxigenasa, 5-lipoxigenasa. y hialuronidasa.

Por lo tanto, la actividad antiinflamatoria de la equinácea podría deberse a múltiples metabolitos activos, que trabajan juntos para cambiar la activación de los macrófagos de la activación clásica a la activación alternativa . Esto se ilustra notablemente por el hecho de que en los macrófagos tratados con lipopolisacáridos (LPS), la equinácea inhibe la expresión de la óxido nítrico sintasa inducible (iNOS) involucrada en la respuesta inflamatoria en defensa y la respuesta inflamatoria y defensa del huésped . INOS y la arginasa metabolizan un sustrato común, la l-arginina, pero producen distintos efectos biológicos. De hecho, a diferencia de iNOS, la arginasa participa activamente en la activación antiinflamatoria. In vitro, la actividad arginasa de los macrófagos RAW aumenta significativamente con los extractos hidroalcohólicos de Echinacea purpurea , así como de E. angustifolia y E. pallida .

Además de su interés por la otorrinolaringología y las infecciones respiratorias , la actividad antiinflamatoria de la equinácea se ejerce no obstante en otras áreas. La equinácea reduce así el número de lesiones, la intensidad del dolor, la tasa de recurrencia en pacientes con úlceras aftosas menores recurrentes, al mismo tiempo que promueve una mejoría completa. Asimismo, el ácido cichórico posee un efecto antiinflamatorio en un modelo animal de artritis reumatoide .

¿Existe alguna precaución para su uso con Echinacea?

Contraindicaciones:

  • Contraindicado en enfermedades autoinmunes y enfermedades progresivas como tuberculosis, leucosis, colagenosis, EM, sida
  • No recomendado en enfermedades sistémicas progresivas.
  • Evitar en mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como en niños menores de 12 años.
  • Contraindicado en personas con alergia a asteraceae.
  • Precaución en personas con riesgo de función hepática (ejemplo: hemocromatosis) o expuestas a productos hepatotóxicos

Precauciones de empleo :

  • La Comisión E y la ESCOP recomiendan no tomar equinácea durante más de 8 semanas, para no estimular la inmunidad durante un período prolongado, lo que en teoría podría agotarla o hacerla menos estimulante.
  • No obstante, se han notificado casos de leucopenia con el uso prolongado.

Interacciones medicamentosas:

  • Riesgo de un aclaramiento significativamente mayor de midazolam
  • Evitar en combinación con esteroides e inmunosupresores.
  • Posible interacción con las enzimas CYP450 (inhibición de isoenzimas)
  • Por otro lado, no se observó interacción con el citocromo CYP2D6.
  • Inhibición de las isoformas 3A4, 1A2, 2C19, 2D9 del citocromo P450 (alquilamidas)
  • Sin embargo, se ha informado de un caso de eritema nudoso recurrente en un paciente que tomó loratadina y equinácea juntas.

¿Cómo tomar la equinácea y en qué dosis?

  • Como tratamiento preventivo , la equinácea se suele tomar una vez al día, 5 días a la semana.
  • En el tratamiento curativo , la dosis se puede multiplicar por 3 o 4, en varias dosis repartidas durante 24 horas, durante 1 a varias semanas.

Forma seca:

Como complemento alimenticio ( extracto estandarizado de planta fresca , extracto seco , polvo en cápsulas , etc.), solo o combinado con otras plantas, como el ciprés , a razón de 1 a 2 cápsulas o comprimidos por dosis, según las recomendaciones Desde el fabricante.

Forma liquida:

Equinácea en la preparación magistral de extractos estandarizados en forma líquida (EPS)

Asociación con Cypress :

En el tratamiento curativo y preventivo de infecciones otorrinolaringológicas y broncopulmonares, en particular virales; herpes, culebrilla y otros virus.

Asociación con Cranberry y Piloselle :

Para la prevención de la cistitis por Escherichia coli o cistitis incipiente.

Asociación con Busserole :

Para infecciones recurrentes del tracto urinario, elimine la cistalgia urinaria.

Asociación con Plátano lanceolado y Regaliz :

En caso de traqueobronquitis con tos mixta o seca con defensas inmunitarias reducidas.

Asociación con Lady’s Mantle :

Previniendo la candidiasis genital.

Asociación con raíz de bardana y ortiga :

Contra el acné, especialmente con pápulas pústulas, nódulos, inflamación y sobreinfección cutánea.

 

Fuentes bibliográficas médicas y ensayos clínicos :

  • Birt DF, Widrlechner MP, Lalone CA, Wu L, Bae J, Solco AK, Kraus GA, Murphy PA, Wurtele ES, Leng Q, Hebert SC, Maury WJ, Price JP. Equinácea en la infección
  • Binns SE, Hudson J, Merali S, Arnason JT. Actividad antiviral de extractos caracterizados de equinácea spp. (Heliantheae: Asteraceae) contra el virus del herpes simple (HSV-I). Planta Med. 2002
  • Sharma M, Anderson SA, Schoop R, Hudson JB. Inducción de múltiples citocinas proinflamatorias por virus respiratorios y reversión por equinácea estandarizada, un potente extracto herbal antiviral. Antiviral Res. 2009
  • Hudson J, Vimalanathan S. Echinacea: una fuente de potentes antivirales para las infecciones por virus respiratorios. Productos farmacéuticos. 2011
  • Signer, J., Jonsdottir, HR, Albrich, WC y col. Actividad virucida in vitro de Echinaforce®, una preparación de Echinacea purpurea, contra coronavirus, incluido el coronavirus 229E del resfriado común y el SARS-CoV-2. Virol J 17, 136 (2020)
  • Zhai Z, Solco A, Wu L y col. La equinácea aumenta la actividad de la arginasa y tiene propiedades antiinflamatorias en las células de macrófagos RAW 264.7 indicativas de una activación alternativa de los macrófagos. Revista de etnofarmacología. 2009
  • Park S. et al., Against Restaint Stress-Induced Immunosuppression in BALB / c Mice, J Med Food, 2018
  • Goel V. et al., Echinacea estimula la función de los macrófagos en el pulmón y el bazo de ratas narmales, J Nutr Biochem, 2002
  • Steinmuller C. et al., Polisacáridos aislados de cultivos de células vegetales de Echinacea purpurea mejoran la resistencia de ratones inmunosuprimidos contra infecciones sistémicas con Candida albicans y Listeria monocytogenes, Int J Immunopharmacol., 1993
  • Sharma M. et al., El uso potencial de la equinácea en el acné: control del crecimiento y la inflamación de Propionibacterium acnes, Phytother Res., 2011
  • Binn SE et al., Actividad antifúngica mediada por luz de extractos de equinácea, Plantaa Med., 2000
  • Murina F. et al., La candidiasis vulvovaginal recurrente: propuesta de un protocolo terapéutico personalizado, ISRN Obstet Gynecol., 2011
  • Clifford LJ et al., Bioactividad de alcamidas aisladas de Echinacea purpurea (L.) Moench, Phytomedicine, 2002
  • Muller-Jakic B. et al., In vitro inhibición de ciclooxigenasa por alcamidas de especies de Echinacea y Achillea, Planta Med., 1994
  • Luettig B. et al., Activación de macrófagos por el polisacárido arabinogalactano aislado de cultivos de células vegetales de Echinacea purpurea, J Natl Cancer Inst., 1989
  • Zhai Z. et al., Echinacea aumenta la actividad arginasa y tiene propiedades antiinflamatorias en células de macrófagos RAW 264.7 indicativas de activación alternativa de macrófagos, Journal of Ethnopharmacology, 2009
  • Woelkart K. et al., El papel de las alcamidas como principio activo de la equinácea, Planta Med., 2007
  • Lalone CA et al., Las especies de equinácea y las alcamidas inhiben la producción de prostaglandina E (2) en células de macrófagos de ratón RAW264.7, J Agric Food Chem., 2007
  • Iang L.et al., Efectos del extracto de ácido cochórico de Echinacea purpurea en la artritis inducida por colágeno en ratas, Am J Chin Med., 2014
  • Awortwe C. et al., Interacción de productos a base de hierbas con medicamentos recetados: una revisión sistemática y metanálisis, Pharmacol Res., 2019

 

Clementina. M.
Naturópata – Aromaterapeuta / Herbolario – Fitoterapeuta
Consultor en Fito-aromaterapia clínica y Etnomedicina

Leave a Reply

Your email address will not be published.