Manejo de la dieta y el sobrepeso en la obesidad

Merci de partager cet article sur
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La obesidad es el exceso de peso, definido como un índice de masa corporal (IMC) superior a 30 kg / m2. Las complicaciones incluyen patologías cardiovasculares (especialmente en sujetos con exceso de grasa abdominal → perfil androide), diabetes mellitus, ciertos cánceres, cálculos biliares, hígado graso, cirrosis, osteoartritis, trastornos reproductivos en hombres y mujeres, trastornos psicológicos y, para el sujeto con IMC ≥ mayor de 35, muerte prematura.

De hecho, el diagnóstico se basa en el índice de masa corporal. El tratamiento incluye modificación del estilo de vida (dieta, actividad física y comportamiento) y, en algunos casos especiales, cirugía para adelgazar.

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

Las causas de la obesidad son probablemente multifactoriales y pueden incluir una predisposición genética. En última instancia, la obesidad es causada por un desequilibrio de larga data entre la ingesta y el uso de energía, incluido el gasto de energía para las necesidades metabólicas básicas y el gasto de energía relacionado con la actividad física. Sin embargo, muchos otros factores parecen aumentar la predisposición a la obesidad, incluidos los disruptores endocrinos, el microbioma intestinal, los ciclos de vigilia / sueño y factores ambientales.

Sobrepeso, obesidad … Centrarse en los trastornos alimentarios

El aumento de peso relacionado con la obesidad está asociado con 2 trastornos alimentarios principales:

  • Trastorno por atracón:

Corresponde al consumo impulsivo de grandes cantidades de comida con, en particular, un sentimiento subjetivo de pérdida de control durante el episodio y de culpa durante el transcurso del episodio. Sin embargo, este trastorno no implica conductas compensatorias, como los vómitos. Los atracones ocurren en aproximadamente el 3.5% de las mujeres y el 2% de los hombres durante su vida y en aproximadamente el 10-20% de las personas que participan en programas de pérdida de peso. La obesidad asociada con estos trastornos puede ser significativa y, por lo tanto, a menudo se caracteriza por fluctuaciones de peso y dificultades psicológicas.

  • Síndrome de polifagia nocturna:

Incluye anorexia matutina, atracones nocturnos e insomnio, incluso comer en medio de la noche. En esta situación, más del 25 al 50% de la ingesta diaria de alimentos se realiza después de la cena. Como resultado, aproximadamente el 10% de las personas que buscan tratamiento para la obesidad severa tienen este trastorno en los Estados Unidos.

Otros trastornos alimentarios, similares pero menos marcados, probablemente contribuyan al aumento de peso en un mayor número de sujetos. Por ejemplo, comer después de la cena contribuye al aumento de peso excesivo en muchas personas que no padecen el síndrome de alimentación nocturna.

¿Cuáles son los riesgos de complicación de la obesidad?

Las complicaciones de la obesidad incluyen:

  • Diabetes mellitus:

Se puede desarrollar resistencia a la insulina, dislipidemia e hipertensión arterial (síndrome metabólico), lo que a menudo predispone a la diabetes mellitus y la enfermedad de las arterias coronarias con el tiempo. Sin embargo, estas complicaciones son más frecuentes en casos de adiposidad abdominal, triglicéridos elevados, antecedentes familiares de diabetes tipo 2 o enfermedad cardiovascular prematura o una combinación de estos factores de riesgo.

  • Apnea obstructiva del sueño:

La apnea obstructiva del sueño también puede ocurrir si hay un exceso de grasa en el cuello que comprime las vías respiratorias durante el sueño. La apnea se manifiesta por pausas repetitivas en la respiración durante el sueño. Sin embargo, este trastorno, a menudo no diagnosticado, puede provocar ronquidos fuertes y somnolencia excesiva durante el día y aumentar el riesgo de hipertensión, arritmias cardíacas y síndrome metabólico. La obesidad también puede conducir al síndrome de obesidad-hipoventilación (“síndrome de Pick Wick”).

  • Trastornos de la piel (infecciones intertriginosas):

De hecho, las dermatosis son frecuentes; el sudor y las secreciones de la piel retenidas en los pliegues gruesos promueven en particular el crecimiento de bacterias y hongos, frecuentemente responsables de infecciones (intertrigo).

  • Problemas sociales, económicos y psicológicos:

La obesidad puede generar problemas sociales, económicos y psicológicos, debido a los prejuicios, la discriminación y el estigma y una mala imagen de sí mismo. Por ejemplo, las personas obesas enfrentan dificultades para contratar y pagar.

Las complicaciones de la obesidad también incluyen:

  • Trastornos del sistema reproductivo, que incluyen infertilidad, niveles bajos de testosterona sérica en hombres y síndrome de ovario poliquístico en mujeres
  • Muchos cánceres (especialmente cánceres de colon y cáncer de mama)
  • Osteoartritis
  • Trastornos de los tendones y la cara
  • Síndrome metabólico

La importancia del análisis de la composición corporal en el manejo del sobrepeso

La composición corporal, el porcentaje de masa grasa y masa no grasa, da una definición más precisa del exceso de grasa y, por tanto, de la obesidad. El análisis de la composición corporal puede ser útil para determinar si un aumento en el IMC se debe a un exceso de grasa o masa muscular.

El porcentaje de grasa corporal se puede estimar midiendo el grosor del pliegue cutáneo (generalmente por encima del tríceps) y el área del músculo mesbraquial.

La impedancia bioeléctrica permite estimar el porcentaje de grasa corporal de forma sencilla y no invasiva. El análisis de impedancia bioeléctrica estima directamente el porcentaje de la cantidad total de agua corporal; el cálculo del porcentaje de grasa corporal se deriva indirectamente de esto. Sin embargo, la impedancia bioeléctrica es más fiable en personas con buena salud o que tienen un número limitado de patologías crónicas que pueden modificar la hidratación (obesidad moderada, diabetes mellitus).

Algunos consejos naturistas para ayudar a controlar el sobrepeso en la obesidad:

Una dieta equilibrada es particularmente importante para perder y mantener el peso.

Las estrategias incluyen las siguientes acciones:

  • Coma comidas pequeñas mientras evita o elige los bocadillos con cuidado
  • Reemplace los carbohidratos refinados y los alimentos procesados ​​con frutas, verduras y ensaladas frescas.
  • Reemplazar con agua, bebidas azucaradas o jugos de frutas.
  • Limite el consumo de alcohol a niveles moderados
  • Incluya productos lácteos descremados o bajos en grasa que formen parte de una dieta saludable y ayuden a proporcionar cantidades suficientes de vitamina D
  • Las dietas bajas en calorías y con alto contenido de fibra que limitan modestamente las calorías (600 kcal / día) e incorporan proteínas magras parecen funcionar mejor a largo plazo. Los alimentos de bajo índice glucémico y los aceites de pescado marino o los ácidos grasos monoinsaturados de origen vegetal (aceite de oliva) reducen el riesgo de patologías cardiovasculares y diabetes.
  • Los sustitutos de comidas ayudan a perder peso y estabilizarlo; estos productos se pueden utilizar de forma continua o intermitente
  • Es poco probable que se sigan dietas demasiado restrictivas o que provoquen una pérdida de peso duradera. Las dietas que limitan la ingesta calórica a <50% del gasto energético inicial, conocidas como dietas muy bajas en calorías, pueden contener solo 800 kcal / día
  • El ejercicio aumenta el gasto energético, el metabolismo basal y la termogénesis inducida por las comidas. La actividad física también parece regular el apetito hacia un consumo calórico más adecuado a las necesidades.

Lado deportivo:

Los ejercicios, incluida la resistencia (resistencia), aumentan la masa muscular. El tejido muscular quema más calorías en reposo que el tejido graso, por lo que aumentar la masa muscular conduce a aumentos duraderos del metabolismo basal. Es más probable que los ejercicios interesantes y agradables se realicen con intensidad. De hecho, es preferible una combinación de ejercicios aeróbicos y de resistencia a estos ejercicios realizados solos. Sin embargo, las pautas sugieren una actividad física de 150 min / semana para beneficio de la salud. 300 a 360 min / semana para lograr la pérdida y el mantenimiento del peso. Desarrollar un estilo de vida más activo físicamente puede hacer posible perder peso y mantenerlo.

Otros beneficios asociados con la actividad física incluyen, además, una mayor sensibilidad a la insulina, un mejor perfil de lípidos, una reducción de la presión arterial, una mayor capacidad aeróbica, un bienestar psicológico, una disminución del riesgo de cáncer de mama y de colon y una mayor esperanza de vida.

Fuentes:

Ajslev TA, Andersen CS, Gamborg M y col. Sobrepeso infantil después del establecimiento de la microbiota intestinal: el papel del modo de parto, el peso antes del embarazo y la administración temprana de antibióticos. Int J Obes 35 (4): 522-529, 2011. doi: 10.1038 / ijo.2011.27.
Heindel JJ, Newbold R, Schug TT: disruptores endocrinos y obesidad. Nat Rev Endocrinol 11 (11): 653–661, 2015. doi: 10.1038 / nrendo.2015.163.
Williamson DF, Thompson TJ, Anda RF, et al: Peso corporal y obesidad en adultos y abuso autoinformado en la infancia. Int J Obes Relat Metab Disord 26 (8): 1075-82, 2002. doi: 10.1038 / sj.ijo.0802038.
Anda RF, Felitti VJ, Bremner JD, et al: Los efectos duraderos del abuso y las experiencias adversas relacionadas en la infancia. Una convergencia de evidencia de neurobiología y epidemiología. Eur Arch Psychiatry Clin Neurosci 256 (3): 174-86, 2006. doi: 10.1007 / s00406-005-0624-4.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *